28 Abril 2017

Macri calificó a la reunión con Trump como "maravillosa" y anticipó la visita de Merkel a la Argentina

Macri calificó a la reunión con Trump como
El Presidente destacó el interés que el país despierta en el mundo y señaló que la Argentina es imparable. Pero también remarcó que "salir del populismo requiere mucho esfuerzo" y que le gustaría ser mago "para hacer desaparecer algunos problemas". Y reclamó mayor vínculo comercial con EE.UU. El presidente Mauricio Macri mantuvo una entrevista con el Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales (CSIS), un think thank con sede en Washington, luego del almuerzo que compartió con su par estadounidense Donald Trump. "Fue una reunión maravillosa. Lo conocí cuando tenía 24 años. Fue un buen encuentro, nos recibió todo el equipo y hablamos de muchos temas", indicó Macri. Además, reconoció: "Nos encontramos con una apertura para solucionar varias cuestiones. Tenemos un vínculo económico muy pequeño y tenemos que apostar a un vínculo comercial más fuerte". Por otro lado, el mandatario argentino hizo hincapié en la integración de la Argentina en el mundo y adelantó los próximos encuentros con gobernantes de otros países. "En un par de semana viajo a China y a Japón. Y en junio vamos a recibir a la canciller (Angela) Merkel", disparó el presidente, confirmando el viaje de la mandataria alemana a la Argentina. También remarcó que existe un alto interés en el país, algo que antes no pasaba, lo que calificó como un gran desafío. No obstante, también habló sobre la coyuntura argentina y aprovechó para criticar al gobierno anterior. “En muchos momentos del día me encantaría ser un mago para hacer que algunos problemas desaparezcan ", reconoció, al tiempo que disparó: "Deshacerse del populismo implica mucho esfuerzo", disparó. En este sentido, Macri remarcó que su gestión impulsó un "proceso de transformación", pero también subrayó que para algunos argentinos fue "muy difícil", en alusión a algunos sectores que –según la óptica oficial– todavía no arrancaron. “El cambio empezó y no se va a detener. La Argentina es imparable y en 20 años lo veremos”, remató. Con respecto a Venezuela, Macri indicó que es necesario que " vuelva a tener un gobierno democrático", por lo que ratificó que seguirá "exigiendo elecciones". "No se tiene ningún respeto por los derechos humanos, eso no es una democracia", subrayó el Presidente, quien aseguró: "Me alegra mucho que hayamos logrado un acuerdo en el seno del Mercosur" sobre el tema. El almuerzo con Trump El presidente Mauricio Macri y la primera dama, Juliana Awada, arribaron a la Casa Blanca a las 12.20 (hora argentina), donde fueron recibidos por el presidente de los Estados Unidos Donald Trump y su esposa, Melania Trump. Luego de la ceremonia de recepción, en un breve contacto con la prensa en el Salón Oval de la Casa Blanca, previa a la reunión que mantuvieron, Trump expresó que Macri “es un gran presidente, mejor amigo". Además, el presidente de EE.UU. agregó: "Vamos a ser amigos, más que nunca antes. Es una gran persona, un gran líder”. Macri afirmó a su vez que apuesta a relaciones "fructíferas y duraderas" de la Argentina con Estados Unidos, al responder los elogios de su par, quien al recibirlo dijo que es “un gran amigo al que no veía hace 25 años”. Por su parte, el mandatario argentino le aseguró a su colega que ambos países tienen "mucho para construir juntos", al tiempo que lamentó que se hayan producido "desencuentros inentendibles en el pasado" en la relación bilateral, en alusión a la gestión kirchnerista. "Nuestros países tienen un desarrollo similar en lo político, y la Constitución es similar", ponderó el mandatario argentino, en declaraciones que fueron transmitidas en la Casa de Gobierno. "Apostamos a una relación inteligente, de mutuo beneficio; tenemos mucho para construir", concluyó el argentino. Luego de la reunión, Macri firmó el Libro de Honor antes de que ambos Jefes de Estado se reunieran en privado en el Salón Oval. Los temas de Macri Antes de ingresar a la reunión, el presidente argentino tenía una larga "lista" de pedidos hacia el magnate de Estados Unidos. Los principales fueron los temas comerciales, como el freno al ingreso de limones y carnes con sello argentino. Además, las amenazas que pesan sobre el biodiesel nacional, tras las denuncia por dúmping, que comprometen exportaciones por u$s1.000 millones. Y, un tema no menor, Macri también tenía en el tope de su agenda la captación de desembolsos, especialmente en el sector petrolero. "Voy a EE.UU. a estimular inversiones. Apostamos a que vengan u$s20.000 millones por año en Vaca Muerta”, había informado el Presidente días atrás, dejando en claro las altas expectativas que puso en este viaje. El Gobierno pretendía que Estados Unidos vuelva a tener un rol central en el terreno de los negocios, luego de las promesas que terminaron evaporándose con la derrota demócrata. Por ejemplo, era casi un hecho que la Agencia de Comercio y Desarrollo reabriera sus puertas en Buenos Aires o que se concretara una ambiciosa red de oficinas de apoyo a las exportaciones en todas las provincias, con financiamiento estadounidense. Sin embargo, estas iniciativas terminaron naufragando con el triunfo de Trump. Para Marcelo Elizondo, exdirector de Fundación ExportAr, "es en el área de las inversiones donde mayores resultados pueden esperarse, básicamente porque EE.UU. es el principal actor en la Argentina”. En el país más de 400 compañías de capitales norteamericanos, muchas de las cuales anticiparon compromisos que todavía se espera sean concretados. “Estados Unidos es el principal inversor en la Argentina, con un stock de u$s19.800 millones. Pese a ello, esto representa sólo el 24% del total", señala un documento de la Cámara Argentina de Comercio de los EE.UU. en la Argentina (Amcham). "En su mayoría, están vinculados con la industria petrolera y la petroquímica. Esto indica que hay mucho margen para crecer en otros sectores de bienes y en servicios”, añade. En la fase comercial, el interés del Gobierno se centra en tres puntos principales: 1. Liberar el mercado de limones y de carnes Se trata de una de las promesas de Obama que debía cristalizarse en el arranque de la era Trump pero que fue pospuesta hasta nuevo aviso. En este sentido, el presidente de la Sociedad Rural Argentina, Luis Miguel Etchevehere, afirmó que el campo tiene "muchas expectativas" por la reunión que mantendrán ambos mandatarios para lograr abrir el mercado estadounidense para ambos productos con sello nacional. En el caso de los cortes vacunos, el sector frigorífico se preparaba para tener un excelente 2017, tras casi 15 años sin poder exportar al país del Norte. Está en juego un cupo de 20.000 toneladas con aranceles preferenciales y que Obama no llegó a instrumentar. En tanto que la industria citrícola preveía realizar en este 2017 envíos a ese mercado por u$s20 millones, con la expectativa de ampliar aun más los negocios en los períodos siguientes. Desde la Amcham dejaron entrever que podría haber una resolución favorable, al menos en el caso de los limones. “Luego del revés que sufriera la apertura de los mercados para este producto se espera que pueda ser incorporado nuevamente en la agenda para que se logre avanzar en su exportación”, expresaron. 2. Contener la avanzada en contra del biodiesel argentino De acuerdo con la cámara, “el Departamento de Comercio de los Estados Unidos se encuentra actualmente en un proceso de investigación sobre las importaciones de este biocombustible de Argentina". Además, fuentes dieron cuenta de que "tiene previsto tomar una decisión preliminar el 8 de mayo". Los productores locales llevan adelante un fuerte lobby en contra de las empresas nacionales, a las que acusan de competencia desleal y de recibir subsidios. Están en peligro exportaciones por más de u$s1.000 millones anuales. 3. Inclusión en el Sistema Generalizado de Preferencias (SGP) Se trata de un régimen que permite a determinadas naciones colocar productos en el mercado estadounidense con bajos aranceles. La Argentina formaba parte del SGP pero fue expulsada en 2012, en medio de las rispideces entre Obama y Cristina Kirchner. Desde la Amcham remarcaron que “el SGP es un tema clave de la agenda. Esto, debido a que implica el beneficio más importante que el Gobierno norteamericano tiene para países en desarrollo en cuanto al acceso de importaciones”. De haber ganado Hillary Clinton, se hubiese confirmado el regreso de la Argentina al SGP que, hasta 2011, permitió colocar en ese país bienes con beneficios arancelarios por u$s500 millones. Entre ellos se incluían vinos, quesos, carnes y otros productos de economías regionales. Ahora, con Trump en el poder, el futuro del sistema es una incógnita. Pero el hecho de que la Argentina haya registrado un déficit de más de u$s2.500 millones en 2016 y que desde hace una década EE.UU. tenga saldo favorable, podría ayudar en las negociaciones. Claro que no todo se definirá en Washington. Tras el saludo para las cámaras y los anuncios de rigor entre ambos mandatarios, luego deberá esperarse otra señal clave que marcará el verdadero nivel de fluidez de la relación bilateral: el nombre del futuro embajador de los EE.UU. que desembarcará en Buenos Aires. La agenda completa 12.20 (hora argentina): Arribo del presidente y la primera dama Juliana Awada a la Casa Blanca. Lugar: Pórtico del Ala Sur. Bienvenida del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, y la primera dama, Melania Trump . Ingreso a la Casa Blanca - Salón de Recepción Diplomática. 12.25: Firma del Libro de Honor. Traslado al Salón Rojo 12.30: Reunión privada de ambos mandatarios. Lugar: Salón Oval. Traslado a la Sala de Gabinete 12.45: Reunión bilateral ampliada y almuerzo de trabajo. Participan por Argentina: el jefe de Gabinete de Ministros, Marcos Peña ; la ministra de Relaciones Exteriores y Culto, Susana Malcorra ; el ministro de Producción, Francisco Cabrera ; el ministro de Energía y Minería, Juan José Aranguren ; el secretario de Asuntos Estratégicos, Fulvio Pompeo; y el encargado de Negocios de la Embajada Argentina, Sergio Pérez Gunella. Participan por Estados Unidos: el vicepresidente, Mike Pence; el secretario de Estado, Rex Tillerson; el secretario de Comercio, Wilbur Ross; el jefe de Gabinete de la Casa Blanca, Reince Priebus; el asesor de Seguridad Nacional (NSC), Tte. Gral. H. R. McMaster; el asesor Senior del Presidente y Director de la Oficina de Innovación, D. Jared Kushner; la estratega en Jefe de la Casa Blanca y Consejero Senior del Presidente, Steve Bannon; la vicesasesora de Seguridad para Estrategia (NSC), Dina Powell; el asistente del Presidente y Asesor Senior para Política, Stephen Miller; la asesora Nacional de Seguridad del Vicepresidente, Andrea Thompson; y el director de América del Sur (NSC), Fernando Cutz. 13.55: Despedida oficial en el lobby del Ala Oeste 14.45: Arribo al Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales. Lo recibirá el Presidente y CEO del CSIS, John Hamre, y luego se reunirán con miembros del CSIS. Participan por Argentina: Marcos Peña, Susana Malcorra, Francisco Cabrera, Juan José Aranguren, Fulvio Pompeo, Sergio Pérez Gunella, Juan José Arcuri y vocero presidencial, Iván Pavlovsky. 16.00: Encuentro con Senadores. Lugar: The Stron Thurmond Room. Participan por Estados Unidos: el senador por el Estado de Kentucky, Mitch McConnell; el senador por el Estado Nueva York, Charles E. Schumer; el senador por el Estado de Tennessee, Bob Corker (Presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores); y el senador por el Estado de Maryland, Benjamin Cardin (Vicepresidente de la Comisión de Relaciones Exteriores). 16.30: Encuentro con miembros de la Cámara de Representantes. Lugar: Office of the Speaker. 18.25: Arribo al hotel Four Seasons. Encuentro con CEOs y altos Ejecutivos de empresas. Lugar: salón Douglas. 19.00: Presentación ante la Cámara de Comercio de Estados Unidos. Firma de un memorando de entendimiento entre la US Chamber y el Foro de Convergencia Empresarial Argentino. Firman: Vicepresidente de la US Chamber, Myron Brillant; Presidente del Foro de Convergencia Empresarial Argentino, Miguel Blanco. Luego, palabras del presidente Macri.