08 Octubre 2020

Es ley el proyecto para que pymes puedan suspender el pago de la luz y el gas

Es ley el proyecto para que pymes puedan suspender el pago de la luz y el gas
La Cámara alta dio luz verde al proyecto del diputado de Juntos por el Cambio Daniel Lipovetzky que busca corregir la facturación del consumo durante el ASPO. El Senado bonaerense aprobó por unanimidad el proyecto del diputado de Juntos por el Cambio, Daniel Lipovetzky, que regulariza la facturación del gas y la electricidad a partir del consumo real que surja de la efectiva lectura del medidor. El espíritu de la ley busca corregir la facturación de dichos servicios públicos conforme a lo realizado a partir del 20 de marzo, cuando se estableció el aislamiento social, preventivo y obligatorio (ASPO). “Establécese que los usuarios de las categorías tarifarías de baja tensión (T2, T3, T5 y T6) y de media tensión menor a 300 KW (T2, T3, T5 y T6), que hayan sufrido a partir del 20 de marzo de 2020 la reducción del 50% o más en su demanda de potencia, se encuentran facultados para suspender el pago o realizar pagos parciales a cuenta de la potencia contratada, hasta que la demanda alcance el 70%”, indica el articulado. Tras su media sanción en Diputados, Lipovetzky resaltó que “esta ley va a ser una gran ayuda para la cantidad de industrias y comercios que hoy la están pasando muy mal. Pensemos que solamente en la ciudad de La Plata, hay más cuatro mil comercios que hoy están cerrados o funcionan a muy poca capacidad y por lo tanto tenemos que pensar medidas que puedan dar respuesta a eso. Entre los fundamentos, se sostiene que existe un “grave perjuicio patrimonial que deberían afrontar las empresas al tener que pagar valores de energía como si estuviesen trabajando, cuando están paradas o con una actividad mínima”. En este sentido, la norma establece la posibilidad de que los usuarios puedan modificar su contrato, ya sea recategorizandose o prescindiendo del servicio. En este último caso, una vez finalizado el aislamiento preventivo y obligatorio, se podrá restituir sin costo alguno. “Resulta evidente que continuar cobrando las tarifas utilizando esta metodología de cargo fijo carecía de todo sentido cuando una empresa, cualquiera fuese su actividad, la ha visto disminuida sensiblemente o simplemente ha tenido que cerrar sus puertas, ya que la ecuación económica sobre la cual se sustenta dicho cargo ya no existe”, consideró Lipovetzky.