07 Junio 2022

Súper chinos, de salida: golpeados por la inflación y los faltantes, evalúan migrar a Bolivia, Chile y Ecuador

Súper chinos, de salida: golpeados por la inflación y los faltantes, evalúan migrar a Bolivia, Chile y Ecuador
Casi la totalidad de los autoservicios orientales bajó sus persianas en Recoleta y Puerto Madero y ya abandonaron Rosario y Santa Fe. Detalles de la caída Ala par de la profundización de flagelos como la inflación y las complicaciones para hacerse con determinados productos de la canasta básica, el negocio de los supermercados chinos atraviesa su peor momento en la Argentina. Con indicadores de venta en baja y dificultades para afrontar el pago de sueldos y alquileres, los empresarios del rubro no sólo apuestan por la expansión fuera de las principales ciudades del país: ya comenzaron a sondear oportunidades en naciones limítrofes. Consideran que, si no hay un cambio rápido en las políticas económicas vigentes, lo más saludable es probar suerte en otras economías de América del Sur. Desde CEDEAPSA, la organización que integra a los comerciantes asiáticos, reconocieron ante iProfesional que los inversores de ese nicho comenzaron a evaluar condiciones para comenzar a radicarse en Bolivia, Chile, Ecuador y Paraguay. También Perú aparece en el radar de las posibilidades. Señalan que la inflación de esos países, por debajo del 3 por ciento anual, es atractivo suficiente para comenzar a diagramar un éxodo. Afirman que, si bien el cierre de comercios mermó en esta final de primer semestre, prácticamente ya no quedan autoservicios orientales en funcionamiento en las zonas céntricas de Capital Federal, Rosario y Santa Fe, por mencionar algunas ciudades clave. En la geografía porteña, detallaron desde la organización, salvo contadas excepciones ya no quedan locales operativos en Recoleta y Puerto Madero, y la presencia es simbólica en Palermo. "Estamos haciendo misiones a países de la región para evaluar posibilidades. Mirando las oportunidades en otros lugares por el contexto que estamos viviendo en la Argentina. Bolivia, por ejemplo, tiene una inflación del 2,5 por ciento anual. Perú y Paraguay no llegan al 3 por ciento. Lo mismo Chile y Ecuador. Estamos hablando de países con hasta 15 años de estabilidad económica. Bueno, nos interesan los lugares donde se pueda volver a crecer", dijo a iProfesional Yolanda Durán, titular de CEDEAPSA. Crisis económica y pandemia golpearon de manera letal la rentabilidad de los autoservicios asiáticos. Crisis económica y pandemia golpearon de manera letal la rentabilidad de los autoservicios asiáticos. Supermercados chinos: oportunidades que se reducen en el interior "Tras el cierre de más de 200 bocas que sufrimos con la pandemia empezó la radicación de los empresarios en el interior de la Argentina. Pero la realidad es que hay zonas y pueblos que ya tienen copada toda la capacidad de ventas. En Luján, Chivilcoy o Trenque Lauquen, en la provincia de Buenos Aires, ya hay muchos supermercados orientales funcionando y no queda lugar para los que quieren salir de Buenos Aires. Por eso, también, se están dando más instalaciones en Misiones, Jujuy o Santiago del Estero", agregó. La directiva sostuvo que, en simultáneo a la caída en la facturación, los supermercados chinos atraviesan grandes problemas de abastecimiento. Durán sostuvo que esto es por efecto de la decisión de los fabricantes de determinados insumos básicos de apostar directamente por la exportación. Con la perspectiva de asegurarse una recaudación en dólares. "Hay faltantes de azúcar, harina, aceite. No nos entregan o nos dejan muy poca mercadería. No es únicamente un problema nuestro: también ocurre en los hipermercados. Los grandes productores otra vez apuestan a vender fuera de la Argentina, para hacer la diferencia. No nos extrañaría, también, encontrar que hay otros que guardan productos a la espera de un alza mayor por efecto de la gran inflación", expresó Durán. La expansión en el interior de la Argentina redundó en La expansión en el interior redundó en "superpoblación" de súper chinos en algunos pueblos. Súper chinos: la inflación tira abajo la rentabilidad La entrevistada señaló que los supermercadistas ya no pueden hacer frente a los incrementos permanentes que exhibe la mercadería. "La semana pasada, Arcor nos aumentó los productos un 6 por ciento y avisó que en estos días habrá otra suba. Los fiambres nos vienen llegando con incrementos del 12 por ciento mensual. La realidad es que no podemos transferir semejantes aumentos porque no nos compraría nadie. Pero así no se puede durar en términos comerciales. Desde que inició la guerra en Ucrania hasta ahora los precios en las góndolas subieron por lo menos 30 por ciento", precisó Durán. Por último, la directiva mencionó las dificultades que atraviesan los dueños de supermercados asiáticos para afrontar el pago de alquileres, sobre todo en Capital Federal. "La mayoría de los empresarios firmó contratos con ajustes semestrales, la mayoría de ellos en dólares. Les tocan pagar aumentos de hasta el 30 por ciento cada seis meses. Por eso mucho se han mudado a locales más chicos o directamente cierran. Lamentablemente, la situación del sector en general no ha hecho más que complicarse por el momento económico que atraviesa el país", concluyó.