27 Diciembre 2017

Cristina desafió a Cambiemos a votar el desafuero y se peleó con Michetti

Cristina desafió a Cambiemos a votar el desafuero y se peleó con Michetti
Volvió al Senado con un largo discurso contra Bonadio y el Gobierno. "Voy a discutir todo", le avisó a la vice. Cristina Kirchner volvió al Senado y rápidamente dejó su sello. Antes de empezar el debate del Presupuesto, la ex presidenta pidió la palabra y realizó un largo discurso en el que desafió a Cambiemos a votar el desafuero sin pasar por la comisión de Asuntos Constitucionales, y destrozó al juez Claudio Bonadio por haberla procesado en la causa Amia. La senadora bonaerense apenas tardó unos minutos en incomodar a Gabriela Michetti y a Miguel Pichetto, que confirmaron sus temores de que se les acabó la tranquilidad con la que manejaron el Senado en los últimos dos años. Cristina planteó una cuestión de privilegio en el inicio de la sesión para criticar a Bonadio por el procesamiento y pedido de desafuero por presunto encubrimiento de los iraníes acusados por el atentado a la AMIA. La ex mandataria denunció la "utilización del disparate de una causa absolutamente ridícula para afectar la representación política institucional", debido a que el fallo salió apenas tuvo fueros. También reiteró que la Justicia federal es utilizada para perseguir a opositores. Además, desafió a Cambiemos a tratar el desafuero sin pasar por la Comisión de Asuntos Constitucionales y cruzó a los senadores que acusaron al peronismo de no conformar esa comisión para dilatar el pedido de Bonadio. "Para tratar el pedido de desafuero no hace falta constituir ninguna comisión", afirmó. "La intencionalidad clara de decir que no se constituye la Comisión de Asuntos Constitucionales para evitar el tratamiento de mi desafuero es un argumento que a poco de explorar en él se derrumba. Esta Cámara con sus dos terceras partes puede tratar el desafuero y cualquier otra cuestión, porque así lo indica el reglamento", continuó. La ex presidenta también remarcó que el Senado nunca trató los pedidos de desafuero de Carlos Menem y Juan Carlos Romero, y recordó que en su anterior paso por la Cámara alta también frenó algunos pedidos como el que le habían realizado a la fallecida Luz Sapag. La referencia le valió un cruce de su hija, la actual senadora Lucila Crexell, quien le recordó que a su madre jamás la condenaron por ninguna causa. Cristina concedió y dijo que fue una gran dirigente y que era perseguida por Sobisch. Fiel a su estilo, Cristina hizo un largo discurso y se extendió largamente de los diez minutos que el reglamento establece para las cuestiones de privilegio. Michetti le pidió varias veces que termine, pero sin el énfasis necesario para que le hiciera caso. El largo discurso de su antigua jefa fastidió particularmente a Pichetto, siempre quejoso de las faltas al reglamento pero sobre todo molesto por tener que escuchar a Cristina. Al final, fueron casi 30 los minutos que utilizó. En su larga alocución, Cristina defendió el Memorándum de Entendimiento con Irán y le recordó a Michetti que ella firmó una similar con Qatar, lo que la vicepresidenta desmintió. "Por esas casualidades de la vida el mismo juez que desestimó la denuncia por encubrimiento fue el que la sobreseyó a usted por el Memorándum con Qatar, que nunca fue tratado por el Parlamento y no fue remitido tampoco", la chicaneó. Luego, se refirió al papel de la oposición y destacó que al Gobierno le gusta el papel de Pichetto, tras leer una cita de Michetti."Es notable cómo su gobierno públicamente dice qué tipo de oposición quieren. Es posible que a usted y al Presidente no le guste el tipo de oposición que haremos. A mí no me gusta el gobierno que ustedes hacen y no por eso voy a pretender que se vaya", indicó. "Voy a discutir todo, señora presidenta. ¿Sabe por qué? Porque para eso me votaron", la desafió, en un anticipo del clima que viene en el Senado. "Esto de andar reclamando oposiciones de diseño no me parece acertado de las instituciones y fundamentalmente del derecho de representación que cada uno de nosotros tiene que ejercer", insistió. Cristina también denunció que "hubo mecanismos mafiosos" para la aprobación de la reforma jubilatoria y repitió las declaraciones de una diputada por Chubut, quien aseguró que un funcionario nacional le envió al gobernador Arcioni una foto de su banca vacía. "Me hace acordar a 'El Padrino'", exageró.