14 Agosto 2014

La moratoria para nuevos jubilados será ley el próximo 27 de agosto

La moratoria para nuevos jubilados será ley el próximo 27 de agosto

El kirchnerismo logró el dictamen de mayoría con el acompañamiento de aliados clásicos y también de bloques opositores como el socialismo, el Frente Renovador y el GEN. El radicalismo y el PRO presentaron disidencias         

El kirchnerismo logró ayer en Diputados el dictamen del proyecto que lanza una nueva moratoria previsional que permitirá incorporar unos 475.000 nuevos jubilados que hoy no están en condiciones de acceder al beneficio por falta de aportes o, directamente, no haberse registrado nunca en el sistema. El costo de la ley fue proyectado en unos $12.000 millones anuales, punto central de la crítica que presentó parte de la oposición, como el radicalismo.

El dictamen se firmó tras las explicaciones que dio ayer el director ejecutivo de ANSES, Diego Bossio, ante un plenario de las comisiones de Previsión Social y de Presupuesto y Hacienda en Diputados. La intención inicial del Gobierno fue debatir el proyecto en el recinto ayer mismo, pero la sesión de ayer terminó suspendiéndose para dentro de dos semanas, el 27 de agosto.

El kirchnerismo logró el dictamen de mayoría con el acompañamiento de aliados clásicos y también de bloques opositores como el socialismo, el Frente Renovador y el GEN. El radicalismo y el PRO presentaron disidencias.

Bossio explicó ayer en el plenario que con la nueva moratoria previsional "se aspira a incluir en el sistema jubilatorio a 473.000 ciudadanos que se encuentran en su mayoría en el sector más vulnerable de la sociedad sin ningún tipo de cobertura".

Explicó que las dos moratorias sancionadas por el Congreso permitieron el ingreso al sistema de más de 3,2 millones de personas. Ahora "queremos que se incorporen casi 500.000 personas que se encuentran entre los sectores más vulnerables y siempre tienen más dificultades para cumplir con sus aportes".

Junto a la jefa del bloque oficialista, Juliana Di Tullio, y los presidentes de las comisiones de Previsión, Juan Carlos Roig, y de Presupuesto, Roberto Feletti, Bossio resumió: "La primera gran medida que tomó Néstor Kirchner fue esta política inclusiva que permitió incorporar a millones de argentinos al sistema jubilatorio".

Explicó que para acceder a la jubilación tendrán que adherirse a la moratoria para completar los 30 años de aportes, que podrán pagar en un plan de pagos de 60 cuotas y con un monto promedio de 738 pesos, que "a diferencia de la anterior, no será fija sino ajustable a la movilidad jubilatoria".

Bossio también dijo que se tomarán medidas para "evitar abusos" de personas que pueden pagar sus aportes por el sistema vigente y adelantó que el sistema para adherirse a la moratoria "será sencillo" para evitar la intervención de gestores y abogados a los que acusó: "el 37% ni siquiera está inscripto en la AFIP".

Quienes aspiren a ingresar en la moratoria serán "verificados por la ANSES", para evitar que "quien cuente con los recursos suficientes aporte lo que tenga que aportar" y no reciba la reducción de la deuda, dijo ayer el funcionario.

Quienes accedan a la moratoria "regularizarán un promedio de 17,3 años" de aportes no realizados, para alcanzar los 30 años necesarios para jubilarse.

Para alcanzar el beneficio, la persona debe tener la edad para jubilarse -60 para las mujeres y 65 para los hombres- y no debe tener una prestación previsional o ésta no debe superar la mínima. "Se hace una reducción de la deuda", dijo el titular de la ANSES.

El proyecto apunta a autónomos y monotributistas que, habiendo cumplido la edad jubilatoria -o cumpliéndola en los dos años de vigencia de esta norma-, tengan que regularizar aportes hasta diciembre de 2003, ya que el plan anterior regía hasta 1993.

El problema, en medio de un gasto público que crece casi sin control con el agravamiento del déficit, es el financiamiento de esta nueva moratoria.

De ahí que el radical cordobés Diego Mestre protestara: "Representa un esfuerzo financiero colosal para las arcas del Estado. Estoy convencido de que el Gobierno nacional, también, debería direccionar el superávit que exhibe ANSES para solucionar problemas de fondo que requieren inmediata solución". 

Y puso el ejemplo de los jubilados que esperan pagos por ajustes: "Como la situación de los jubilados que esperan el cobro de la tramitación de juicios previsionales después de 10 años de odisea jurídica. Estamos hablando, en muchos casos, personas mayores de ochenta años que deben utilizar sus energías en litigios interminables. En muchos casos, incluso el Gobierno efectúa apelaciones irracionales a las sentencias jurídicas favorables".