28 Octubre 2019

Kicillof dijo que la Provincia es “tierra arrasada” y pidió a Vidal que ponga “blanco sobre negro” las cuentas públicas

Kicillof dijo que la Provincia es “tierra arrasada” y pidió a Vidal que ponga “blanco sobre negro” las cuentas públicas
El Gobernador electo brindó una conferencia de prensa desde La Plata y dejó un tendal de definiciones, entre las que primaron las de índole económica. Dijo que encabezará un "gobierno de gestión" y que pondrá en valor a la capital bonaerense. A menos de 24 horas de haber sido elegido como gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof habló en conferencia de prensa y habló de la “situación lamentable” en la que están las cuentas bonaerenses y las del país. La primera definición de Kicillof fue una caricia al oído de los bonaerenses: “Vamos a jerarquizar muchísimo a la ciudad de La Plata, que es la capital de la Provincia de Buenos Aires”, prometió, diferenciándose de plano de la administración de Cambiemos, que apenas pisó en cuatro años la ciudad de las Diagonales. “El gobierno está localizado en oficinas que no son en La Plata, no tengo duda de que el gobierno de la provioncia va a funcionar en la Capital de la provincia de Buenos Aires”, insistió Kicillof. La vicegobernadora electa, Verónica Magario, completó la idea: “Yo si voy a estar en La Plata, por lo menos los dias de semana. Y voy a volver a la matanza los fines de semana”. Luego se embarcó en un análisis de la economía provincial, que caracterizó como “tierra arrasada”. Prometió además encabezar un "gobierno de gestión" y no de "marketing". "Se va a trata de que se vea al gobierno provincial y a los gobiernos municipales, acompañando, ayudando" sostuvo, en lugar de mostrar "afiches". “La situación financiera se trató de esconder y disimular. Es momento de ponerlo sobre la mesa, no digo para echarse culpas sino para resolverlo”, dijo Kicillof, quien subrayó que le pedirá a Vidal que “se ocupe en este tiempo de transución intenrar resolver varios de los problemas nuevos que se han creado”. Entre los problemas que enumeró son los de “infraestructura escolar”, la “situación de financiamiento” de las obras iniciadas, “la situación hospitalaria” y las “cargas” que se transfierieron a los intendentes, como el SAME y los gastos del transporte urbano de pasajeros. “Tenemos muchas cosas para ir revisando y encaminando de acá al cambio de gobierno. Nuestra actitud es tremendamente constructiva, queremos gobernar para todos los bonaerenses y lo queremos hacer sin ningún tipo de exclusión ni exageración”, continuó Kicillof, que insistió en la necesidad de conocer “la situación real de la provincia, en este mes y medio, se ponga blanco sobre negro”. Con el 95,66% de las mesas computadas en la provincia de Buenos Aires, Kicillof obtuvo 5.022.109 de votos y alcanzó el 52,28%. Por su parte, Vidal sostuvo 3.687.615 sufragios y llegó al 38,39%. Con el triunfo consumado, el gobernador electo llamó a los medios de comunicación a las 13 a calle 10 entre 54 y 55.