10 Octubre 2019

Olavarría: cierra la primera fábrica de cemento del país y hay 22 despedidos

Olavarría: cierra la primera fábrica de cemento del país y hay 22 despedidos
Se trata de la fábrica de Loma Negra ubicada en la localidad de Sierras Bayas en Olavarría. Sus trabajadores denuncian un vaciamiento, ya que la empresa viene de cierres sistemáticos en todo el país, pese a que la crisis no afecta la industria del cemento. En Olavarría, Loma Negra decidió cerrar la primera fábrica de cemento del país, ubicada en Sierras Bayas, en donde unos 22 trabajadores se quedaron sin su puesto laboral. Si bien no funcionaba desde el 2001, tras la crisis, y se dedicada a la molienda y embolsado de cementos especiales, lo cierto es que la cifra de despidos volvió a engrosarse en la provincia. Los despidos en el sector no son nuevos: la empresa ya venía en un plan de cierres de varias fábricas en distintos puntos del país. Una de las más resistidas y que trajo más angustia en territorio bonaerense fue la de Barker, en Benito Juárez. Sin embargo, desde la Asociación Obrera Minera Argentina (Aoma) aseguran que los mismos serán reincorporados en otras de las siete plantas de la ciudad. “Si bien a esto lo veníamos digiriendo desde hace un montón de tiempo nunca lo blanqueaban pero sí de alguna manera cuando veíamos que había vacantes en las otras plantas tratábamos de ir insertando la gente ahí. Si bien no tenían tareas fijas los empezamos a reubicar”, dijo en conferencia de prensa el secretario general de Aoma, Alejandro Santillán. La fábrica de la pequeña localidad de 7 mil habitantes apagó sus hornos para siempre tras la dura crisis del 2001, pero su fin recién llegó en 2019, pese a que la industria del cemento no se encuentra particularmente en caída. A todo esto, claro, decenas de personas se quedan sin trabajo. En Sierras Bayas se fabricó la primera bolsa de cemento de todo el país y ayudó a construir edificios históricos como el Congreso de la Nación. Por su parte, en su momento de esplendor llegó a contar con 100 empleados, mientras en los últimos años ese número se vio duramente reducido a 22. Sus trabajadores creen que “por la falta de inversión de la empresa terminó siendo una fábrica obsoleta” y que su cierre “va a tener un impacto social importante” en toda Olavarría. En tanto, el presidente Macri prepara una nueva visita en la ciudad que gobierna Ezequiel Galli (Juntos por el Cambio) este sábado 12, tan solo días después del cierre de la histórica cementera.