El Gobierno le pidió a YPF y a otras petroleras que suban más lentamente el precio de la nafta

Fue a raíz de un reclamo que formuló el ministro de Economía, Luis Caputo. La intención oficial es mostrar una desaceleración mayor de la inflación

Las petroleras moderarán el ritmo de subas que tenían previsto para intentar alcanzar el precio internacional de sus combustibles, en medio de datos de inflación aún altos y la decisión tiene que ver con acompañar la realidad de los consumidores, que vienen de sufrir caídas en sus ingresos reales ante la disparada del nivel general de precios y de un pedido oficial de acompañar la gestión económica

Así lo informó el medio especializado Econojournal, citando a fuentes privadas. “El presidente y CEO de YPF, Horacio Marín, les adelantó el jueves a las petroleras no integradas que la compañía no les va a reconocer en marzo el precio internacional del crudo en el mercado interno como se había consensuado en diciembre”, publica el sitio.

Y añade: “El secretario de Energía, Eduardo Rodríguez Chirillo, le hizo el mismo pedido a representantes de empresas petroleras con los que conversó durante los últimos días”.

Con el cambio de gobierno, se produjo una seguidilla de subas aceleradas en los precios de nafta y gasoil en todas las estaciones de servicio que operan en el país y, en la Ciudad de Buenos Aires, YPF ajustó el costo de la nafta Premium en varias ocasiones: un 13% el 25 de noviembre, un 26,3% el 8 de diciembre y un adicional del 37% el 13 de diciembre.

El Gobierno le pidió a YPF que modere la suba de precios

Luego, el 3 de enero, se registró un aumento del 26%,y el 1° de febrero, un ajuste del 6,5%, este último incluyendo una actualización por impuestos. Como resultado, el precio por litro de nafta Premium experimentó un ascenso del 163%, elevándose de $349 a $918 en poco más de dos meses.

El presidente y CEO de YPF, Horacio Marín, les adelantó el jueves a las petroleras no integradas que la compañía no les va a reconocer en marzo el precio internacional del crudo en el mercado interno como se había consensuado en diciembre. Según pudo confirmar Econojournal de fuentes privadas, el ejecutivo comunicó la novedad en la sede de la cámara de empresas productoras de hidrocarburos luego de un pedido que le formuló en ese sentido el ministro de Economía, Luis Caputo. La intención oficial es mostrar una desaceleración mayor de la inflación. Por eso pidió que la recomposición del precio sea un poco más gradual.

El secretario de Energía, Eduardo Rodríguez Chirillo, le hizo el mismo pedido a representantes de empresas petroleras con los que conversó durante los últimos días.

Los incrementos dependerán de la economía de los argentinos

La disminución en la velocidad de avance de los precios ya es un hecho y fuentes del sector resaltaron que el último incremento del 6,5% del 1° de febrero pasado solo contempló la suba del impuesto a los combustibles y al ajuste y también al alza que tuvieron los precios de biocombustibles que se utilizan para corte, aunque no se tomó en cuenta el crawling peg, es decir, el paulatino aumento del dólar oficial.

“Por el tipo de cambio los valores quedaron retrasados un 2%”, agregaron. En concreto, desde la petrolera controlada por el Estado sostienen que los incrementos en surtidores también van a depender de la realidad económica de los argentinos.

El diagnóstico fue compartido a otras empresas, ya que, el sendero escalonado que se preveía para alcanzar la paridad de exportación en marzo va a ser menos empinado de lo previsto. De todas maneras, esto no quiere decir que los automovilistas dejarán de sufrir subas en el precio que pagan en el surtidor en las próximas semanas.

Todavía falta que se aplique a los precios el cronograma de suba del Impuesto a los Combustibles que decidió la semana pasada el Gobierno. Lo que significa, en los hechos, es que en el Ejecutivo aspiran a que a esas subas previstas no se le sumen nuevas recomposiciones de precios propios de las compañías.

El equilibrio, con todo, es delicado no sólo porque las empresas van a tener la mirada puesta sobre el ritmo de deslizamiento del dólar oficial sino porque además las estructuras de costos pueden verse afectadas en los próximos meses por las paritarias.