Culminaron las actividades de verano ideadas para jóvenes y adultos con discapacidad

Con el derecho a sociabilizar como lema, el municipio organizó por tercer año consecutivo encuentros recreativos y artísticos en el Polideportivo, a cuyos participantes se acercó a saludar el Intendente sobre el cierre de las jornadas. A la par, en articulación con la Asociación “Todos al Agua”, en enero también hubo un ciclo de similares características en la cantina inclusiva “El Muelle”.

Junto con los cierres de la Escuelas Abiertas en Verano, sobre finales de enero también llegaron a su fin las actividades programadas por la comuna para jóvenes y adultos con discapacidad, un espacio de recreación y aprendizaje que se ofrecía cada martes y jueves, en el horario de 9 a 12, en las instalaciones del Polideportivo Municipal, atendiendo el receso en los talleres y centros que habitualmente frecuentan a lo largo del año.

En el primero de los actos de clausura fue partícipe el propio intendente Arturo Rojas, quien felicitó a las áreas dependientes de la Secretaría de Desarrollo Humano y Políticas Sociales por el trabajo, así como a los integrantes de la ONG “La Subida”, que colaboraron con el dictado de talleres.

“Las actividades arrancaron en la primera semana de enero, con distintas actividades deportivas, recreativas y artísticas: jugamos al fútbol, al básquet, al vóley y trabajamos con masa de sal, con pinturas, con imágenes”, mientras que “los jueves estuvimos acompañados por la Agrupación La Subida que les enseñaron a los chicos a conocer su cuerpo, hicieron estiramiento y otras actividades con la voz”, explicaron desde el área de Discapacidad.

Sobre el balance de esta propuesta que se repitió por tercer año consecutivo, aseguraron que “las familias estuvieron muy contentas”, porque “fue un espacio de encuentro cuando los talleres están cerrados por vacaciones, para que tuvieran actividades, pudieran encontrarse y seguir sociabilizando”

Cierre en la Cantina “El Muelle”

Además de este espacio en el Polideportivo, con jornadas gratuitas y abiertas a toda la comunidad, el municipio también decidió articular con la Asociación Civil “Todos al Agua” para ofrecer una alternativa diferente en la ribera del Río Quequén, desde los lunes y hasta los miércoles.

En la Cantina “El Muelle”, que la organización concesiona al Rowing Club para brindar una propuesta de gastronomía inclusiva, donde el grueso de los trabajadores y las trabajadoras son jóvenes con discapacidad, se realizaron durante todo enero actividades para contener a este grupo de personas.

Para poner punto final al cronograma de este 2024, donde hubo talleres, recreación, deporte y hasta charlas de concientización sobre ambiente, bromatología, seguridad vial y salud bucal, los Concientizadores de Playa llegaron al lugar para realizar una jornada de limpieza con sus participantes y compartir el almuerzo.

“La propuesta se coordinó con las direcciones de Deportes y de Educación, y el cierre fue muy positivo, con una jornada de limpieza del río que terminó en una gran hamburgueseada. Nos quedamos con la alegría de las familias de este nuevo espacio que encontraron y con ganas de que sigamos articulando con las diferentes organizaciones en los siguientes años”, detalló Gastón Boldrini, titular del área de Discapacidad de la comuna.

Por su parte, Horacio Améndola, presidente de la Asociación Civil, destacó que “el balance de este primer año, desde el punto de vista de los chicos, fue muy positivo. Me han comentado los padres que hasta cambiaron su actitud por venir a los talleres”, aunque pidió mayor acompañamiento de las familias cuando se realizan este tipo de acciones para que la matrícula tenga un número superior.

Fue una experiencia nueva que el año que viene vamos ampliar y tratar de llevar a chicos de menor edad, para que pueda haber una mejor concurrencia”, reveló, pero no dudó en afirmar: “En líneas generales, fue altamente positivo y muy gratificante”.

Hablando de las actividades, Améndola contó que los y las participantes “hicieron un poco de todo”, desde deportes, arte, cocina y repostería hasta caminatas o la jornada final de limpieza con los Cuidadores de Playa, los jóvenes con discapacidad que contrató el municipio para desempeñarse, ahora también, como Concientizadores Ambientales.

“Fue un poco el contacto con la naturaleza, tratar de que los chicos estén afuera de una habitación o de una escuela, haciendo que se desarrollen dentro de un ámbito más natural; y los días que estaba fresco y no se podía estar afuera se pusieron a cocinar o a jugar a las cartas, en fin, se trató de sociabilizar”, explicó el titular de la entidad, informando que la idea de la Cantina inclusiva, así como de Todos al Agua, es que los chicos “vengan, se junten y tengan un lugar social para desarrollarse”.