Según reconocido constitucionalista, la Justicia podría anular el DNU antes del tratamiento en el Congreso

El constitucionalista Roberto Gargarella, estimó que “no sería raro que la Corte tenga la disposición de actuar”, aunque el viernes comienza la feria

El constitucionalista Roberto Gargarella estimó que antes que el Congreso “la Justicia anulará” el mega DNU 70/2023 del presidente Javier Milei que intenta desregular la economía porque a criterio de la mayoría de los constitucionalistas “viola la Constitución Nacional”.

“El gran problema que enfrenta el decreto, más que legislativo que entiendo que va a ocurrir, es el problema judicial”, agregó en declaraciones a Dato sobre Dato de radio Milenium.

Por qué la Justicia podría anular el DNU

La jurisprudencia de la Corte respecto de cuando se puede emitir un DNU “es muy consistente y reciente diciendo esto de que las circunstancias excepcionales están determinadas por la incapacidad del Congreso para sesionar” ante una catástrofe natural, una epidemia o una guerra, no por crisis económicas.

Sin embargo, alertó que en la justicia “todo puede ocurrir y hay jueces que siempre están con detector de vientos políticos, viendo como vuelan las aves y viendo el momento”. Gargarella no milita en el kirchnerismo, sino que ha sido un crítico del gobierno de Alberto Fernández y Cristina Kirchner.

De todos modos, “por distintas razones, es atacable y sería rarísimo que un juez sostenga este DNU” en una de las causas abiertas.

Estimó que “no sería raro que la Corte tenga la disposición de actuar” aunque el viernes comienza la feria judicial. Para que la Corte intervenga con un per saltum (salto de instancias) primero debe haber un fallo de un juez de primera instancia como la causa que se abrió en el juzgado contencioso administrativo federal de Esteban Furnari.

Gargarella afirmó que “la provocación de poner al DNU, no solamente por encima de la ley que es insólito, sino que decir que esto deja como norma supletoria al Código Civil, es como ponerle un dedo en la oreja al ministro de la Corte que lleva los temas civiles”.

Desde el punto de vista político “la apuesta del gobierno puede haber sido primerear, obligar a los otros a recular y reorganizarse, pero yo creo que es una gran pregunta si esto tiene que ver con astucia o impericia. Yo creo que es impericia”, opinó.

“Haber atacado a tantos frentes al mismo tiempo, haber guapeado con arrogancia sobre el explicativo en vez de tender una mano y tratar de construir”, opinó.

El abogado apuntó a Sturzenegger

Evidentemente, “hay sobre todo en sectores vinculados al PRO y JxC, hay una apertura de ‘te ayudo’, sobre todo en este primer minuto. Quien debe tender ese puente y tratar de sostenerlo legislativamente, el haberlo hecho de este modo prepotente me parece que tiene que ver un poco con la tecnocracia que está detrás del gobierno” y puso como ejemplo a Federico Sturzenegger.

Más que al Procurador General del Tesoro, Rodolfo Barra o el ministro de Justicia, Mariano Cúneo Libarona, Gargaralle apuntó a Sturzenegger, el arquitecto económico del DNU.

“Hay un nivel de torpeza y provocación innecesaria. Un nivel de: como tengo “las fuerzas del cielo” y el 55% de los votos te paso por arriba” añadió.

Aseguró que “ese es el camino directo a chocar con la pared. Creo que tiene que ver con la arrogancia, la tecnocracia y esta idea mesiánica de: así me ha ido bien, voy para adelante y se van a alinear las fuerzas del cielo”

El profesor de Derecho reconoció que “hubo discusiones entre abogados constitucionalistas pero también hay un acuerdo unánime al respecto de que así no se puede y lo que se hizo es inconstitucional”. En este sentido se pronunciaron los constitucionalistas Daniel Sabsay y Andrés Gil Domínguez. Este último es el autor de un segundo amparo contra el mega DNU.

Entre los constitucionalistas “nadie tiene duda de eso porque la letra de la Constitución es súper clara. El artículo 99 inciso 3 es fulminante. La primera línea es la afirmación dura de que de ningún modo, con palabras que pocas veces usa, el Poder Ejecutivo puede emitir decisiones de carácter legislativo”.

Luego “aparece lo que podría generar poca polémica porque dice cuándo se permiten decretos de emergencia. La idea general es: nunca jamás bajo pena ni nulidad absoluta e insanable puede dictar medidas legislativas, pero sí puede dictar medidas de emergencia”.

Dijo que “pocos han abierto esta polémica seriamente porque la Constitución reserva estos decretos de emergencias para situaciones donde el Congreso no pueda sesionar, cuando sea imposible llevar adelante el trámite normal, como un tsunami o un ataque exterior”.

“Ese tipo de situaciones excepcionales. Nunca puede hacer el Ejecutivo medidas legislativas. La necesidad y urgencia no es lo que dijo Federico Sturzenegger. No se trata de decir: yo decreto la emergencia. La Constitución es muy clara diciendo que es cuando el Congreso no puede sesionar a través del procedimiento normal”, destacó Gargarella.

Gargarella admitió que “son débiles los mecanismos para controlar y validar legislativamente un DNU, por las trampas que en su momento hicieron en el 2006 el kirchnerismo a partir de una iniciativa de Cristina Kirchner, a través de la ley 26122 que reguló este procedimiento de qué se hace con los DNU y cómo se los trata legislativamente”.

Durante la presidencia de su marido, “Cristina lo hizo de un modo que le hace muy difícil al Congreso que lo invalide porque requiere que las dos cámaras le digan que no al decreto. Con una sola Cámara que se mantenga en silencio, el DNU se mantiene vigente“. Por ejemplo, el ex presidente Alberto Fernández emitió 100 DNU pero la comisión de Tratamiento Legislativo nunca sesionó y quedaron vigentes.

Eso “no quiere decir que es válido inconstitucionalmente, quiere decir que está vigente. El mecanismo para derogarlo es lo que ha provocado que desde el 94 hasta la fecha, o desde el 2006 hasta la fecha, nunca se tiró abajo legislativamente un DNU”.

Pero “la torpeza con la que el gobierno ha llevado adelante esto ha llevado a que la oposición, aún dividida y agrietada, se haya reunido y por primera vez aparezca con capacidad y voluntad de tirar abajo un decreto en ambas cámaras”.

“En cierto momento trabajé con Federico Sturzenegger. Creo que es una persona decente, me cae bien personalmente, pero creo que es una persona muy antipolítica. Es ridículo decir que la gente le tiene miedo a la libertad. Decirlo como fundamento de lo que ha sido el intelectual detrás del decreto con esa liviandad… O no has entendido nada o es una provocación”, añadió.

“Obviamente que vas a generar enojos, ya sean los responsables del Código Civil o los legisladores… Romper la división de poderes así porque sí es como un gesto tecnócrata muy típico de los economistas de los 90″ destacó.

“El problema del DNU pasa por la letra explícita de la Constitución, que además ha sido sellada una y veinte veces por la jurisprudencia. Todos han dicho que esto rompe la división de poderes, se podrá tratar de arreglar, se puede fragmentar el DNU; se puede tratar uno por uno, algo puede conseguir apoyo y convertirse en ley, pero de este modo obviamente que no”, contó.

Gargarella estimó que “muchos con la idea de no querer volver atrás, o tirar abajo de la ley de alquileres que genera acuerdo, está bien eso y me parece bien, pero hagámoslo por los mecanismos establecidos. No es porque ahora nos gusta o estamos enojados con el pasado, ahora hacemos lo que queremos. Es algo que estamos todos de acuerdo que no se puede hacer”.

“No va a salir adelante de este modo. No se trata de hacer una trampita para ver si pasa. Es demasiado serio y creo que hay posibilidades y voluntad en buena parte del Congreso para apoyar muchas de las medidas en su contenido, entonces no hay que escaparle al procedimiento constitucional. Es demasiado serio pasar eso por encima”, finalizó.