Kicillof prorroga el presupuesto 2023 y envía la Ley Impositiva a la Legislatura bonaerense

Kicillof avanzará con el plan de endeudar la Provincia con el presupuesto 2023 y una Ley Impositiva que se votará en la Legislatura bonaerense.

A pocos días de empezar el nuevo año y en medio de las idas y vueltas por parte del gobierno de la provincia de Buenos Aires respecto de los fondos que utilizará la comuna, el equipo del gobernador, Axel Kicillof, comunicó que prorrogará el presupuesto 2023, y presentará ante la Legislatura bonaerense la Ley Impositiva 2024 que tendrá como fin darle continuidad a las políticas solidarias.

De esta manera, el gobierno de la provincia de Buenos Aires ya adelantó que la Ley Impositiva 2024 que presentará Kicillof en el transcurso de este viernes en la Legislatura bonaerense será más dura con los sectores de mayor capacidad contributiva y las Pequeñas y Medianas empresas (Pymes), ya que el principal objetivo será palear la brecha de desigualdad que se ampliará con las políticas económicas anunciadas por la gestión de Javier Milei.

En cuanto al presupuesto 2024, Kicillof admitió que la provincia de Buenos Aires no cuenta con “elementos suficientes para elaborar un nuevo monto para utilizar durante el próximo año”, y señaló que la falta de pautas macroeconómicas establecidas por el Gobierno nacional promueve un “contexto de incertidumbre” que impide la creación del gasto público a realizar en la comuna más grande del país.

Es por eso que, tal como adelantó este medio, Kicillof decidió prorrogar el presupuesto que la provincia de Buenos Aires utilizó en 2023. “Es imprescindible contar con herramientas que nos permitan llevar adelante la gestión provincial el año entrante. Vamos a trabajar para atender las necesidades de los sectores más vulnerables, afrontar obligaciones de deuda y asistir a los municipios que lo requieran”, afirmaron desde el círculo chico del gobernador.

En esta línea, el equipo de Kicillof confirmó que tuvieron que desechar el presupuesto 2024 que habían planteado en la reunión de los gobernadores con el presidente de esta semana. Si bien, faltaban delinear algunos detalles, el plan económico encarado por ministro, Luis Caputo, en el que se anunció el recorte de las transferencias de fondos a las provincias y la eliminación de las políticas de subsidios, los obligó a extender el programa de gastos de este año.

Previo a que se celebrara el encuentro entre los gobernadores y MileiKicillof anticipó que exigiría la continuidad de la obra pública, que se respeten los acuerdos por las transferencias y que el Gobierno nacional no responsabilice a los representantes federales ante la posibilidad de que la cuarta categoría de Ganancias vuelva a abonar el impuesto.

Sin embargo, Milei ratificó que mantendrá la suspensión del gasto público y que el Impuesto a las Ganancias para la cuarta categoría, que había sido eliminado con el voto positivo del propio presidente cuando aún tenía una banca en la Cámara de Diputados, se restablecería “de manera transitoria” hasta tanto la administración nacional logre “reacomodar” las finanzas de la Argentina.

Por este motivo, Kicillof destacó la necesidad de “contar con una nueva autorización de endeudamiento y con una Ley Impositiva que actualice los ingresos tributarios”, en referencia a la búsqueda de aprobación que el gobernador esperará conseguir para poder repetir la política de financiamiento responsable que sostuvo a lo largo de su primer mandato.

Según adelantaron, la petición de financiación consistirá en un préstamo equivalente a 1.800 millones de dólares que serían abonados en pesos o en otras divisas, el cual representaría el mismo monto que la provincia de Buenos Aires deberá abonar en los vencimientos que tiene previstos para el 2024. Incluso, enfatizaron que “el monto solicitado en esta oportunidad es exactamente la mitad que el promedio 2016-2019″, respecto al período encabezado por María Eugenia Vidal que fue de 3.600 millones de dólares anuales con picos de más del doble.

En cuanto a la Ley Impositiva 2024 que Kicillof presentará a la Legislatura bonaerense, los voceros plantearon que incluirá una serie de modificaciones, como el Impuesto Inmobiliario que quedaría sujeto a topes progresivos de crecimiento según el gravamen del año anterior, por lo que se determinaría que a mayor patrimonio, mayor sería el monto a tributar. De esta forma, se esperaría que el 90 por ciento de los contribuyentes tendrían aumentos iguales o menores al 200 por ciento.