La Rioja apura su propia cuasimoneda por $15.000 millones y Milei lanzó una advertencia

El Presidente había tildado de “irresponsables” a los gobernadores que amenazaban con lanzar cuasimonedas y advirtió que la gente sería “estafada”

Luego de que el presidente Javier Milei insistiera en su idea de disminuir las transferencias discrecionales a las provincias, el gobernador de La Rioja, Ricardo Quintela, confirmó su propuesta de crear su propia moneda.

El Poder Ejecutivo de la provincia elevó una petición a la titular de la Legislatura, Teresita Madera, para poner en marcha el “Bocade” (Bonos de Cancelación de Deuda).

Según la iniciativa legislativa, esta cuasimoneda deberá ser aceptada por los tres poderes del gobierno provincial, municipios, entidades descentralizadas y autárquicas, y sociedades o empresas estatales con el fin de cancelar “total o parcialmente de sus créditos”.

La idea del mandatario provincial es que la Legislatura riojana le apruebe la emisión de $15.000.000.000, con la aclaración de que deberá “constar en cada bono que el valor nominal que expresa será equivalente por cada unidad impresa en el bono al peso de circulación legal en las denominaciones pertinentes”.

Y detalla que se se autoriza “a contratar en forma directa la impresión, confección y/o infraestructura tecnológica de los bonos, previo cotejo de ofertas”.En esta línea, el documento enviado al Poder Legislativo indica que los bonos físicos “serán canjeables por moneda de curso legal conforme lo

Acto seguido, advirtió que “a diferencia de lo que pasó en el pasado, de ningún modo van a ser rescatadas por el Gobierno Nacional”.

Por último, volvió a destacar el beneficio de la libre competencia y explicó que “la cotización que las mismas tengan respecto a la paridad dará una evaluación de mercado de la calidad del Gobierno que la emite”, y por otro lado, aclaró que “la Nación ha tenido que enfrentar la corrección de un déficit de 15% del PIB, mientras que todas las provincias juntas suman 1% del PIB. Con semejante ventaja, salvo que sean muy malos, tendrían que cotizar sobre la par lejos”.

establezca la reglamentación oportuna de su valor nominal”, mediante el Banco Rioja u otras entidades bancarias de plaza, “de acuerdo al régimen de rescate o recompra” que el Ejecutivo establezca, que deberá ser comunicarlo a la Cámara de Diputados en un plazo no mayor de 120 días.

Días atrás, Milei había apuntado contra los gobernadores que amenazaban con emitir cuasimonedas, calificándolos de “irresponsables” porque, a su entender, la emisión de monedas provinciales generaría inflación y pérdida de ingresos para los ciudadanos.

El jefe de Estado dijo que los mandatarios provinciales pueden producir sus propios billetes porque es algo que “en Argentina ya sucedió” y que en tal caso “el mercado determinará qué valor le asigna cuando quieran aceptar o no los billetes que ellos emiten”.

“Aquellos que reciban los pagos en las cuasimonedas de gobernadores irresponsables claramente van a ver una pérdida de sus ingresos“, aseguró. 

“Lo que no se saca vía ajuste presupuestario se lo va a sacar vía inflación en la cuasimoneda, entonces la gente se va a dar cuenta de cómo está siendo estafada por los distintos gobernadores que apliquen ese tipo de medidas”, agregó Milei.

En este sentido, explicó que esta emisión “genera distorsión” y que por lo tanto la solución que brindan los mandatarios provinciales va a llevar a que en aquellos lugares en los que se acepte esta medida se esté “mucho peor”.

Además de Quintela, quienes hicieron mención en los últimos días sobre la posible emisión de cuasimonedas fueron Axel Kicillof (Provincia de Buenos Aires) y Claudio Poggi (San Luis). “Veremos si eso es necesario, hay que evaluar la oportunidad, mérito y conveniencia”, señaló en su momento el Gobernador peronista, mientras que su par puntano señaló que durante la gestión de Rodríguez Saá “las finanzas se manejaron de forma perversa”, y ante esta situación no descarta tener que recurrir a una moneda local para afrontar los gastos.

¿Qué son las cuasimonedas?

Las cuasimonedas son bonos provinciales que utilizan los gobiernos subnacionales para hacer frente al pago de sueldos y otros gastos corrientes y que terminan circulando en la economía junto con el peso argentino. Este tipo de instrumento monetario ya fue implementado en Argentina durante la crisis de 2001.

Estos títulos públicos provinciales, que producto de la crisis nacieron en el año 2001, les permitieron a las provincias poder hacer frente a sus obligaciones.

Cada provincia emitió sus títulos, que tenían circulación como medio de pago -incluso algunos trascendían las fronteras de la jurisdicción y eran aceptados en otras provincias-. Eran rescatados permitiendo que los contribuyentes puedan abonar sus impuestos provinciales.

La diferencia actual, de llegar a implementarse, sería que esta vez no existiría un título nacional (LECOP) -aprobado a través del decreto 1004 del año 2001-, usado por el Estado para el pago de la coparticipación, que luego ayude a las provincias a rescatar sus títulos, siendo cada jurisdicción la que debería endeudarse emitiendo esos títulos y a futuro desendeudarse por sí misma.

Los Patacones, que circularon por la Provincia de Buenos Aires, fueron creados por medio de la ley provincial 12.727. En muchos casos, su valor real fue inferior al nominal, que sólo se reconocía para pagar impuestos.